Pospandemia: ¿qué huella quieres dejarles a los hijos?

Parece un momento ideal para pensar en qué huella quiero dejarles a los hijos e hijas después de que pase este tiempo.

Ahora que es el Día de la Madre y nos encontramos por cumplir más de dos meses del #quedateencasa me parece un momento ideal para pensar en qué huella quiero dejarles a los hijos e hijas después de que pase este tiempo de encierro familiar para cuidar la salud de quienes amamos.

Uno de los descubrimientos al estar tanto tiempo juntos que podemos apreciar es cómo han crecido los niños y niñas del hogar, a quienes quizás no hace mucho los tuvimos en el vientre materno, y que, ciertamente, ha dejado una huella en el cuerpo de cada mujer según la ciencia moderna.

Impacta la información científica que señala que cada gestación: imprime su señal en el cerebro de la madre, mejorándolo, independientemente este haya sido viable (completado el embarazo) o haya tenido un aborto natural o provocado. Es decir, que la Naturaleza es tan espectacular en el milagro de la vida incipiente, que incluso brinda la riqueza de la salud al cuerpo femenino. Este fenómeno se llama Microquimerismo, el cual protege el cerebro de la mamá. (Ver: Male Microchimerism in the Human Female Brain, William F. N. Chan, Ce´cile Gurnot, Thomas J. Montine, Joshua A. Sonnen, Katherine A. Guthrie, J; Clinical Research Division, Fred Hutchinson Cancer Research Center, Seattle, Washington, United States of America, y otras universidades)

Ya que ellos nos han marcado positivamente desde la concepción en la trompa de Falopio, podemos trabajar en la cuarentena para dejarles a ellos una huella de memorias llenas de amor y felicidad.

Comparto 4 claves para ser líderes para iluminar y alegrar el ambiente hogareño:

1. Cuidar la propia actitud en vez de sermonear a los demás. Solamente podemos ser responsables libres de cómo respondemos a las acciones negativas o positivas de los demás, siendo amables y pacientes para hacer sentir a los demás que los amamos.

2. Alimente su mente. Elijamos ver el lado bueno de las cosas, porque siempre lo hay. No nos quejemos ni critiquemos porque es alimento chatarra para el cerebro.

3. Nutramos el corazón. Quienes tienen buenos sentimientos lo logran porque no juzgan a los demás. Y porque buscan agradecer siempre a los demás por los pequeños detalles que reciben. hagamos una lista de las cosas buenas y agradezcámosle a Dios. Por ejemplo la vida, la familia, el trabajo y la fe.

4. Redefinir su concepción del trabajo para ampliarlo a toda acción de servicio que sea una “Noble Tarea Creadora”. Y bajo este concepto, hacer las tareas del hogar en equipo se vuelve una delicia… ¡Felicidades a la futura mamá y a la que ya lo es!

Columna de Opinión, La Prensa Gráfica, 10 de mayo de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s