Lecciones del crack de Oro

Hace unas semanas en Zúrich se entrego por cuarta vez el Balón de Oro 2012 a Leonel Messi, convirtiéndolo en un crack ante sus seguidores alrededor del mundo y dejando atrás a Andrés Iniesta, quien llego muy cerca de lograrlo y superando a Cristiano Ronaldo, el otro finalista.

20130207-024735 p.m..jpg
Imagen tomada de la Web

Fue un gusto ver su sencillez al recibir el premio en una Gala en la que el Barça fue el gran protagonista. Aunque soy seguidora del Real Madrid, lo mejor de los encuentros deportivos entre los equipos alto desempeño es disfrutar de la calidad excepcional del fútbol de los jugadores, lo que hace más dolorosa la comparación con la situación de nuestra selección nacional, a la que se le llama con cariño “azulita”.

Ya lo expresan los conocedores: “Desacierto tras desacierto, viajan como en un tren de interminables vagones y uno a uno, lo van descargando sobre todas las partes interesadas en un mejor futuro para nuestra SELECTA, dejándonos sumidos en el infortunio y la decepción. Lo último de esta pesadilla es que por una mala asesoría legal, no puedo entenderlo de otra manera, y falta de criterio al firmar un contrato que obliga a discutir con “El Cuate”….”(Sherman Calvo)

¿Qué podemos aprender del crak de Oro? Estoy segura que la pulga Messi, ante las situaciones difíciles, que existen en todas partes, incluyendo el mundo del fútbol, este no dejar de presentar una actitud positiva. Es más, me parece que revela siempre un liderazgo fundamentado en la sabiduría, la humildad, el servicio y la transparencia a la hora de comunicarse con sus colegas, jefes y seguidores. Si vemos las noticias, nunca se le han conocido palabras o gestos destemplados y prepotentes, sino que más bien aparece en las conferencias de prensa hablando con serenidad, tanto si su opinión expresa desacuerdos como si señala coincidencias con los entrevistadores o fans.

No hay que olvidar que podemos hacer mucho daño con el mal uso del lenguaje, pues produce falta de concordia en nuestro entorno. Se hiere profundamente el corazón al usar lenguaje que critica o murmura. ¿Cómo estamos utilizando el maravilloso don del lenguaje? ¿Estamos conscientes que su función es hacer el bien y transmitir la verdad? Cuanta de la violencia que hay ahora en el ambiente se pudiera obviar si cuidáramos la forma de hablar.

Algunos tips son: no interrumpir a los demás; buscar el momento oportuno para corregir sin dejarse llevar por la pereza o la indiferencia; si no se tiene nada bueno que decir de alguien, mejor callarse.
Evitar juzgar (reconocer que no somos dueños de un juicio completamente certero). Esforzarse por quitarse la visión deformada de los demás. La crítica constructiva es aquella que va acompañada de posibles soluciones y una profunda reflexión sobre lo positivo que existe en todas la personas, incluyendo aquellas que nos disgustan o piensan diferente, aunque no se aprecie a primera vista.

Quien es buen comunicador lucha por tener templanza en el hablar, es decir, moderación al usar el lenguaje, pues al cerrar la boca tenemos más capacidad de escuchar, captamos la esencia del otro y evitamos ser indiscretos.
Fue ejemplar el mensaje corto que dio Messi al aceptar el galardón dorado, pues sus palabras denotaban agradecimiento por sus dones y talentos así como por los apoyos recibidos.

Publicado en el periódico LA PRENSA GRÁFICA el domingo 13 de enero de 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s