Amor en tiempo de pandemia

Vivir una sana relación de pareja en tiempos de encierro por la crisis mundial sanitaria se ha vuelto un reto insuperable o una oportunidad para reinventar la forma de comunicarse. Quisiera compartir algunas ideas para lograr esto último, ya que una sociedad unificada se fundamenta en matrimonios y familias fuertes, según las investigaciones que ha realizado por 42 años el psicólogo y John Gottman junto a su esposa.

Ellos han descubierto las claves principales para que un matrimonio funcione bien, aun en las circunstancias de incertidumbre que enfrentan las parejas debido al teletrabajo, el desempleo, la escuela virtual de los hijos y el planteamiento de quién ha de hacer los cuidados del hogar.

Los 7 principios que ellos plantean son:

1 – Mejorar el mapa del amor. Cada persona tiene su historia, sus creencias, y como tal, su forma diferente de actuar en la vida y de abordar las situaciones. Cuando se conoce esto y se realiza una geografía emocional de la pareja, se puede comunicar con él o ella a través de la empatía sobre las cosas que le afectan, logrando mayor intimidad.

2 – Apreciar a la pareja, como su mejor amigo o amiga. El doctor Gottman descubrió que las parejas en la que hay verdadera amistad, la relación se vuelve más fuerte y estable. La otra persona se vuelve el mejor amigo o amiga cuando esta es capaz de contar todo con un sentido de amor y añoranza. Mi esposo solía decirme “nada es real hasta que no te lo cuento a ti”. Se sugiere hacer un listado juntos sobre las cualidades que tiene el otro y cuáles son sus favoritas.

3 – Poner atención. La famosa escritora Susana Tamaro lo dice en su bestseller “Donde el corazón te lleve”, y el doctor Gottman insiste que es muy importante mirar al otro siempre que tengan un problema, o simplemente cuando platiquen de algo importante o pasen tiempo juntos, sin distracciones (celular, periódico, TV, Netflix, series turcas, etcétera). Son los pequeños detalles y las cosas mínimas lo que realmente hace que un matrimonio funcione. No hay que olvidar por eso de cuidar los buenos modales y la etiqueta con la pareja.

4 – Dejar que la pareja sea su influencia. Se relaciona con dejar de influenciar uno al otro para descubrir las emociones que experimentan cada uno y poder conversarlas abiertamente.

5 – Lidiar con los problemas que sí tienen solución. Los problemas han de hablarse para que no escalen a algo peor al complicarse, generando estrés y conflictos. En temas como el dinero, o sexualidad, buscar el equilibrio entre seguridad y placer, lo mismo con el asunto de los trabajos de cuidado del hogar, para lograr la corresponsabilidad, colaboración y cooperación de cada cónyuge en lo que le gusta, contando con la ayuda de toda la familia que vive en el hogar, el cual es de todos.

6 – Superar el sentido de pausa. Esto pasa cuando los sueños de cada uno o de pareja no se cumplen. Una pareja debe ayudarse a crecer mutuamente para alcanzarlos.

7 – Crear un propósito compartido. Hay que hablar sobre los valores centrales para promover el significado compartido de la pareja (quizá puedes usar los legados de la familia para preparar tal discusión). Los significados compartidos fortalecerán la amistad conyugal.

Si llevamos estos principios a la reflexión y diálogo con la pareja, se puede lograr reinventar la relación hacia un mejor matrimonio.

Columna de Opinión, La Prensa Gráfica, 17 de enero de 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s