La búsqueda de la sanación personal

¿Alguna vez ha sufrido un dolor moral o físico tan grande que siente que no puede respirar ni pensar ni seguir adelante porque se desea morir en ese mismo instante? Con toda honestidad me atrevo a pensar que cada ser racional que ha existido desde el inicio de la historia humana ha experimentado esta clase de sufrimiento en algún momento de su vida… De allí la importancia de investigar y reflexionar para poder entender mejor este enigma o misterio.

Empecemos por las acciones que pueden ayudar a disminuir o sanar el propio sufrimiento porque ayudan a ser más felices. (Fuente: Clínica Mayo).

1. Ser más amable con los demás. Significa ser amable con las personas que interactúa cada dia, haciendo pequeños servicios como llevar una carga pesada; hacerle una compra a un vecino enfermo; levantarle el ánimo a quienes conviven conmigo; hacer un cumplido sincero.

Al realizar estas buenas prácticas, según el estudio, se activa una parte del cerebro que ayuda a sentir placer y se puede influir en el ambiente para que la gente se contagie para construir juntos un ambiente de generosidad de espíritu, contribuyendo a difundir felicidad a quienes quizás están sufriendo o llevando a cuestas un dolor escondido.

2. Empezar a meditar practicando la amabilidad cariñosa (LKM), evocando pensamientos cálidos y amorosos, tanto de sí mismo como de los demás, buscando encontrar el lado bueno de las cosas y personas. Quienes practican LKM durante una hora a la semana informan que sienten más satisfacción y alegría, aumentando también la aceptación de sí mismos, mostrando una mayor estabilidad en la parte del cerebro que regula las emociones.

3. Hacer ejercicio. El estudio de la Clínica Mayo señala que quienes hacen ejercicio regularmente muestran después de ocho semanas considerablemente más felicidad.

4. Desarrollar una mentalidad más positiva. Los investigadores encontraron que los trabajadores estresados mejoraron su perspectiva vital después de 12 semanas de ejercitarse, sintiéndose más felices y satisfechos.

Estos datos científicos concuerdan con los expertos en estudiar al ser humano en su nivel más profundo o espiritual, ya sea desde la ciencia de la antropología o de la teología. Desde estos campos científicos se aconseja ejercitar el perdón como herramienta efectiva de sanación personal. Efectivamente, “el perdón es el arma de construcción masiva más fuerte que existe y pone fin a cualquier guerra”. Se podría decir que la última palabra la tiene el amor pues no existe un caso donde la venganza haya arreglado nada, porque el rencor, el odio y la venganza estropean la salud física y psíquica de quien padece de estas emociones.

San Juan Pablo II reflexionó y vivió el sufrimiento físico y moral de forma ejemplar. Nos legó en su pensamiento que la realidad del sufrimiento solidario solo se entiende a través de la resurrección (de Jesucristo)… “Siendo Cristo el modelo más íntimo de cada hombre, el Espíritu Santo, el Amor de Dios, el sufrimiento redentor, entra en la misma constitución objetiva, diríamos ontológica, de la humanidad .. Al aceptarla nos hacemos totalmente hombres a través del sufrimiento-amor; al rechazarla, por el contrario, nos deshacemos como hombres a través del sufrimiento-odio… La única manera para descifrar el enigma del dolor y el sufrimiento es el camino del amor. Un amor que es capaz de transformar la nada en plena realidad. La carencia de sentido, la carencia de dirección, la anticultura radical, la contradicción, la muerte; en plenitud de sentido, en orientación plena, en cultura ascendente, en afirmación gozosa, en vida; la locura y la insensatez, en lo más cuerdo y sabio. Es la íntima solidaridad del amor triunfante que resucita, dentro de la solidaridad amorosa en el sufrimiento más terrible que mata” (Fuente: “El sentido del dolor” en la carta apostólica Salvifici dolores, de San Juan Pablo II).

Columna de Opinión, La Prensa Gráfica, 8 de noviembre de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s